Optimizado para Google Chrome y Mozilla Firefox

Martes, 27 Junio 2017

facebook_bottom Twitter_bottom instagram_bottom2 youtube_bottom

Unicaja, exprimiendo los recursos para recuperar el trono

 

Guille Carmona escudriña los mercados nacional e internacional con un análisis exhaustivo de datos y vídeos, tirando de agenda y siempre en contacto con el cuerpo técnico para la formación del plantel 17/18

El club toma como prioritarias las conversaciones con los principales integrantes de la plantilla subcampeona de la pasada Superliga y es Ramón Sedeño en persona quien ejerce la supervisión de operaciones

Desde algo antes de que acabe la temporada la maquinaria coge un ritmo mucho más intenso, pero es una vez finalizada cuando todos los esfuerzos se focalizan en la creación de un equipo de garantías. Sin duda, la marca y el nombre que se ha venido haciendo el Club Voleibol Unicaja Almería a lo largo de la historia son ya un gran reclamo, porque enfundarse la camiseta verde es algo deseado por una gran mayoría de jugadores. Al imponente palmarés se une también que la entidad ahorradora se caracteriza por una máxima pulcritud tanto en las contrataciones como en los pagos, lo que de por si se comenta entre los mismos jugadores y sus agentes. Incluso de fuera son infinidad de currículums los que llegan a las oficinas.

Una persona muy acostumbrada a manejar datos, ya que forman prácticamente toda su vida profesional, es Guille Carmona, el estadístico y diseñador del club por un lado, pero también el encargado de dar las pistas sobre opciones de mercado interesantes y ejecutar las negociaciones: “Las nuevas tecnologías lo ponen más fácil que hace 20 años”. Respetuoso, va paso a paso: “Lo que siempre intento antes de nada es renovar a los jugadores de la actual plantilla lo antes posible, los que estamos seguros de que cuentan en el nuevo proyecto; si es antes de acabar la temporada, mejor, porque siempre se tiene esa ‘ventaja’ sobre el resto de equipos interesados en las que han sido nuestras estrellas durante todo el curso”.

Para Carmona hay una ley no escrita y que resulta fundamental, entre otras cosas porque encaja en la política de respeto del club: “No se tienta a jugadores de otros equipos cuyos técnicos han dejado claro que cuentan con ellos”. A eso se une algo tan fundamental como ser consciente de los recursos que se manejan: “Hay que tener cabeza y no precipitarse, y es por eso que siempre esperamos a tener el presupuesto cerrado para la temporada siguiente y así saber con lo que se cuenta realmente, sin castillos en el aire, teniendo la certeza absoluta de lo que nos podemos gastar y de que podemos cumplir lo que prometemos”. Los acuerdos, una vez tomados, son sagrados y se cumplen escrupulosamente.

Está claro, como reconoce el propio Guille Carmona, que “son mucho más fáciles las negociaciones con los jugadores que ya conoces, con los que has convivido una temporada entera”. En su caso, la involucración personal con cada proyecto de Unicaja Almería es absoluta, en cuerpo y alma, y por ello conoce muy bien todo lo concerniente a cada jugador: “Durante el día a día conozco sus ilusiones, sus prioridades e intereses, por lo que a la hora de negociar ese nuevo contrato vamos mucho mejor encaminados y con las ideas claras encima de la mesa por ambas partes para que la relación sea fructífera y para que quien decida defender el verde tenga garantizado el logro de sus expectativas profesionales y personales”.

Solo hay un camino para ello, y es ir siempre de cara: “Yo tengo siempre una premisa cuando hablo con los jugadores, que es la de ser sincero; cuando tú demuestras esa sinceridad a la hora de hablar, esperas que sea recíproco y que sea lo mismo por parte del jugador”. No es otra cosa sino que “le demuestras esa confianza que se merecen todas las personas y que porque sea deporte no tiene que cambiar”. Es por ello que Unicaja Almería siempre se ha sentido orgulloso en extremo de sus integrantes, sabiendo que junto a su afición suponen el principal valor y patrimonio. Tampoco es que haya prisa excesiva: “El verano es largo y tengo muchos frentes abiertos; es un proceso lento”.

Lo que nunca falla es que “siempre se hace con la ilusión por volver a formar un equipo que llene de éxitos a este club”. La documentación es su fuerte y en esta materia de fichajes es fundamental: “Yo me dedico a ver muchos partidos durante el año, nacionales e internaciones, y sé lo que busco para mi equipo y lo que van aportando Ramón Sedeño y el técnico, Piero Molducci; tengo una lista de jugadores que me pueden interesar y con los que hablo, pero además de ellos están los representantes, que te ofrecen, y para mí el mejor representante es el que busca también el interés común para las dos partes, no solo la suya”. En ese sentido, hay conversaciones que se realizan intentando convencer.

De hecho, si un jugador no conoce Unicaja Almería recibe toda la información: “Le muestro las ventajas que tendría para él fichar por nosotros, y de las muchas cabe destacar que es el club más laureado del voleibol español, con una amplia historia a sus espaldas, con todos los requerimientos legales y coberturas que un jugador necesita; además vendo la ciudad de Almería, ya que es una grandeza vivir aquí y muchos no lo saben y lo descubren al venir; de hecho, muchos repiten su visita aunque sea de vacaciones”. No es fácil: “Se cuenta con diversos factores que afectan, como distancia de casa, familias, objetivos…, así, lo importante es intentar que el jugador se sienta feliz de venir, ya que lo demostrará en la pista”.

 

Colaboradores

hla_mediterraneo diario_de_almeria godeporte halcon_viajes Hotel_avenida ideal jgonzalez Imprenta_M3 ortopedia_oliva qvision r_pino ranyel Alcazaba_Resonancia