Optimizado para Google Chrome y Mozilla Firefox

Martes, 26 Septiembre 2017

facebook_bottom Twitter_bottom instagram_bottom2 youtube_bottom

Madruga y alza el vuelo el nuevo Unicaja Almería

 

El club ahorrador comienza la pretemporada muy enchufado, sin dejar que acabe ni siquiera el mes de agosto, con varios rostros nuevos y el objetivo fijado en la reconquista de alguno de los dos títulos nacionales

Sedeño da la bienvenida a los integrantes de la plantilla en un día de mediciones, control médico y primeros compases sobre pista bajo las órdenes de un Molducci que tiene, de entrada, “buenas sensaciones”

Suena el balón tricolor de nuevo en el Moisés Ruiz tras casi cuatro meses en los que ha aguardado la vuelta a la actividad. El primer día de Unicaja lo ha puesto a volar, pero con una suave toma de contacto por parte de los jugadores, que antes han pasado por la sala polivalente del pabellón para cumplir con los pertinentes controles a cargo del staff médico del club ahorrador. La pretemporada se da por inaugurada con el mejor tono posible, buen ambiente en el reencuentro de los más ‘veteranos’ o recibimiento de los nuevos integrantes de un plantel confeccionado para luchar por llegar a las finales, como cada año, y a ser posible para levantar al menos uno de los dos títulos por los que se va a pelear durante el curso.

Con las ausencias de Jorge Almansa e Ignacio Sánchez, ambos con permiso del club, y de Alexander Slaught, que está ultimando su situación legal en EEUU, los 9 restantes miembros de la plantilla han ido pasando por varias estaciones en las que se han efectuado las mediciones, de las que algunas serán habituales cada semana. Peso, nivel de grasa, tensión arterial, periodo de recuperación tras esfuerzo y también la masa muscular o perímetros, además de la movilidad de las articulaciones, han quedado registradas en sus respectivas fichas individuales. De una manera muy ágil y bien coordinada, la toma de las medidas antropométricas han ocupado 45 minutos de una primera sesión en la que ya ha habido pista.

Los primeros toques de balón han llegado después, pero entre la salida a cancha y la observación directa de Piero Molducci a los gestos técnicos sobre todo a sus nuevos hombres se ha efectuado un minucioso calentamiento para evitar posibles molestias físicas posteriores. El regreso al trabajo es distinto para cada uno de los jugadores, dependiendo su grado de actividad durante el verano bien sea por el paso por la Selección Española o por la participación en torneos de playa. En todo caso, ni Borja Ruiz, recién llegado del Campeonato de Europa, ni Israel Rodríguez tampoco, que está realizando la recta final de su recuperación de hombro con un plan específico de varios meses, han tomado parte de la sesión de pista.

Molducci ha mostrado buena cara en todo momento, demostrando confianza en las posibilidades de su nuevo equipo de cara a una temporada 2017-2018 que otorga permiso para soñar: “Unicaja siempre juega la liga para ganarla o al menos para llegar a la final, y de igual modo pasa con la Copa del Rey, lo que pasa es que solo puede ganar uno; nosotros ganamos todo hace dos años y el pasado no ganamos nada; ahora, en este momento, mis sensaciones son positivas”. Se ha hecho buena labor en verano: “No tengo idea de cómo son los otros equipos, pero nosotros tenemos buen equipo, hemos fichado buenos jugadores que conocíamos y otros que han jugado en España o en Europa… ha cambiado bastante”.

Sobre la fecha de inicio, un jueves 31 de agosto, el italiano sabe que no hay nada de tiempo que perder: “Faltan algunos jugadores pero hay que empezar porque el 7 de octubre comienza la liga”. Habló con todos sus hombres por separado la semana pasada, pero le falta la charla de grupo cuando en breve estén todos, pero ya hay plan: “Hacemos dos semanas de entrenamiento, después vamos a Lisboa para entrenar y jugar con Benfica, y más tarde otras actividades; cuando el equipo esté completo se podrá ver mejor”. Pero el plazo será breve: “En 15 o 20 días un entrenador mira cómo son los jugadores y después tiene una idea de el equipo; yo ya la tengo, pero después cambia”. Se lo dice la experiencia.

El Unicaja Almería que quiere crear tendrá una versión muy aproximada al inicio de la temporada, a diferencia del curso pasado: “Hay que mirar el colocador con la gente que ataca, que es la cosa más importante, y después la metodología del entrenamiento, porque el equipo crece dada semana; el año pasado fue malo porque comenzamos con ocho jugadores, sin colocador, después nunca teníamos el quipo completo por problemas físicos… esta vez empezamos todos y eso es fundamental porque no habrá problemas de entrenamiento”. Borja Ruiz es el ejemplo, ya en Almería y enchufado: “Veo que tenemos un equipo joven pero con jugadores muy experimentados y creo que va a ser un buen año”.

Se ha centrado el central en “hacer un buen grupo” y espera que lleguen los títulos de vuelta: “Los nombres los sabemos, de mucho nivel y clase, pero ahora falta que el grupo congenie muy bien, que seamos una piña como cuando ganamos el triplete y muchos títulos antes, que vayamos todos a una, a lo mismo, y hay que ganarse el puesto con trabajo, cualquier posición va a ser buena porque tenemos talento en todas”. Ruiz ha elegido quedarse en Unicaja pese a tener muchas ofertas en Europa, y se queda para ganar tras un verano con España muy bueno: “No se valora estar entre las 12 mejores de Europa pese a que para estar allí tuvimos que ganar muchísimos partidos; nos hemos ganado el respeto”.

 

Colaboradores

hla_mediterraneo diario_de_almeria godeporte halcon_viajes Hotel_avenida ideal jgonzalez Imprenta_M3 ortopedia_oliva qvision r_pino ranyel Alcazaba_Resonancia