Optimizado para Google Chrome y Mozilla Firefox

Martes, 26 Septiembre 2017

facebook_bottom Twitter_bottom instagram_bottom2 youtube_bottom

Mario Ferrera, más que nunca con los pies en el suelo

 

El ‘nuevo’ líbero de Unicaja Almería afronta su undécimo inicio de curso vestido de verde “con la misma ilusión de siempre” pero con el reto de “ayudar al equipo de otro modo distinto tras 13 años saltando”

Sin prisa por analizar lo que puede ser el equipo, aunque de entrada se ve que “es un grupo joven y con ganas”, le otorga un plazo de dos semanas para “completar una primera gran evolución y tomar forma”

Habría sido normal que cuando Piero Molducci decía “¡cambio de líbero!” durante las primeras sesiones técnicas, Mario Ferrera hubiese tardado unos segundos en reaccionar y saber que se refería él, pero desde el primer momento el sevillano sí se dio por aludido pese a que hasta ahora, jamás en su carrera, lo había tenido que hacer ante ese reclamo. Y es que su experiencia le lleva a que sea capaz de aclimatarse rápidamente a las circunstancias, dándole a todo su justa medida y sin cabida a las precipitaciones. Es lo mismo que aplica a valorar los primeros días de la vuelta al trabajo: “Todavía hay pocas sensaciones; al pasar tan pocos días no se sabe mucho cómo puede funcionar el equipo”. Es exigente y lo hace valer.

Sí es cierto que las incorporaciones que ha efectuado el club este verano tienen una muy contrastada valía. Sin embargo, ahora hay que formar el armazón sobre el que ‘apoyar’ el mejor voleibol posible: “Más o menos conocemos a los jugadores que han venido nuevos, así que quedan unos cuantos días para jugar un poquito cinco para cinco o un seis para seis con los que ya estamos disponibles, también falta Alexander Slaught, que creo que se incorpora esta semana… así que pronto tendremos esas sensaciones”. De antemano se tiene lo visible, o sea, que “es un equipo bastante joven, con ganas, se nota, y hay cosas como que los colocadores son almerienses, por ejemplo, otras pequeñas situaciones que se van a notar”.

Para Mario Ferrera solo “es cuestión de días que el equipo consiga completar una primera gran evolución, va a subir bastante en dos semanas, se va a notar mucho y va a tomar forma”. Además, este año no se juega la final de la Supercopa, y lo que supone de prisa por la preparación de un título esta vez no es un hándicap a tener en cuenta: “Pocas veces nos ha pasado que no la juguemos desde hace muchos años, y sí que vamos a notar que vamos a tener un poco más de tiempo hasta principios de liga, sin esa presión de tener que disputar un título si bien este año se juega el 1 de noviembre, así que por lo pronto tenemos más tiempo para formar a esos jugadores que vienen y ‘meterlos’ en la dinámica del club”.

Sobre su cambio de posición, algo muy llamativo en este comienzo de curso, se produce una reafirmación en su decisión de haberla llevado a cabo: “Llevo desde los 13 años saltando, atacando la pelota, sacando y se echa en falta, pero al final del entrenamiento ya me lo dicen mis rodillas, me van a confirmar al final del año que he hecho muy bien”. No solo es cuestión física, sino también mental, puesto que su cabeza estaba hasta hace muy poco en hacer puntos: “Por una cosa y por otra, lo echaré de menos, pero me lo voy a pasar muy bien este año y ayudaré al equipo de otra manera distinta”. Como ya se ha hecho costumbre, no solo cabe en ese afirmación lo que haga en pista, sino también fuera de ella con el grupo.

De antemano, ha llegado a la pretemporada en un gran estado de forma debido a la actividad veraniega favorita de muchos jugadores, como es la playa, perfecta cuando se tiene conciencia real de lo que es el voleibol actual en España: “Mucha gente dice que el vóley playa no es bueno, otra mucha, pero depende del jugador; yo llevo toda la vida jugándolo y la verdad es que se empieza mucho mejor que si no lo hiciera, porque en estos deportes que paras cuatro meses… es un poco feo en ese sentido, y es imposible que el cuerpo pueda responder después de estar tanto tiempo parado”. Lo tiene claro: “Estar en verano sin parar ayuda a empezar la pretemporada fuerte, y el claro ejemplo es Javi Monfort”.

El fichaje por cuatro de Unicaja Almería “está reventando la pelota en el segundo día”, como desvela el propio Ferrara, en el que la mentalidad de deportista de élite resulta fundamental: “El físico es nuestra herramienta de trabajo y vivimos de nuestro cuerpo, así que estamos dando caña desde el principio; ya está Enrique –De Haro, preparador físico del club- cerciorándose de que de que por las tardes reventemos el cuerpo para dentro de un mes estar a tope”. No hay nada nuevo, y lo es todo: “Es mi undécima temporada aquí y he empezado de todas maneras, tras ganar y tras perder, así que creo que cada año es diferente y siempre se inicia con la misma ilusión, y no tiene nada que ver haber ganado títulos o no”.

No es que sea el ‘tapado’, porque es un “histórico”, pero Soria le ha llamado la atención: “Mallorca tuvo problemas que no nos esperábamos pero por suerte han recogido dinero y han sacado el equipo; habrá varios equipos luchando por los títulos, y entre ellos meto a Soria, que parece que se ha formado bastante bien; por ahora hay que esperar a ver los partidos de pretemporada y primeras jornadas de Superliga para ver cómo están todos, pero va a ser muy entretenida seguro”. No hay mejor reclamo para llenar el Moisés Ruiz, como pide Mario Ferrera, uno de los estandartes para una afición en la que confía: “Que nos ayude, porque su ayuda es fundamental; todos los años responde, así que lo haga como siempre”.

 

Colaboradores

hla_mediterraneo diario_de_almeria godeporte halcon_viajes Hotel_avenida ideal jgonzalez Imprenta_M3 ortopedia_oliva qvision r_pino ranyel Alcazaba_Resonancia